‘Offset’ como un desplazamiento lateral creativo – Geometry and Anthropology Seminar, Aberdeen

El 25 de enero de este año presenté parte de nuestra investigación en curso sobre las ‘Variciones de la línea de costa’ en el  Seminario ‘Geometry and Anthropology’ organizado por el Grupo de Investigación Knowing from the inside (KFI)en la Universidad de Aberdeen. Traduzco aquí la presentación realizada.

El trabajo se basa en la Tesis de Master en Investigación en Antropología Social realizada en la Universidad de Aberdeen con la supervisión del antropólogo Tim Ingold (se puede leer aquí en inglés) y es parte de su desarrollo para la Tesis Doctoral que desarrollo ahora en Arquitectura en la Universidad de Alicante y continuando el trabajo con Ingold y el KFI. La tensión entre estas disciplinas hace que esta investigación pase de hablar de técnicas de la práctica arquitectónica y urbanística al trabajo de campo antropológico o desarrollos teórico-filosóficos aún en curso. En este caso me centré en la exploración de una herramienta geométrica muy concreta usada en arquitectura y planeamiento, el ‘offset’.

Para introducir brevemente el tema general, simplemente explicaré que estamos trabajando en la línea de la ‘Costa Blanca’. Un territorio del mediterráneo ibérico que ha sufrido un proceso masivo de urbanización en los últimos 60 años. Sitúo la investigación en la misma línea de costa con la esperanza de que, allí, la inevitable presencia del tiempo (weather) y su naturaleza siempre cambiante, nos permitirá desafiar las prácticas modernas del urbanismo y el planeamiento territorial. Convencionalmente estas prácticas fijan formas en el espacio geométrico abstracto de la cartografía. Trabajan en el plan y en el plano, proyectando formas que, después, serán impuestas sobre el territorio. La investigación se une a los esfuerzos de aquellos practicantes e investigadores que están buscando técnicas de diseño alternativas a la idea de planificación y planeamiento como proyección. En concreto, buscando técnicas procesuales y variacionales para nuestra práctica.

Benidorm antes y después

Benidorm hace 60 años y ahora

 

Ahora vamos con la línea. En España, es una línea muy controvertida. Brevemente de nuevo, la ribera marítima es, por ley, un espacio de dominio público, esto es propiedad del Estado y dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA, a día de hoy) y depende de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar (también conocido como ‘Costas’). Este es un espacio muy frágil y muy valioso. La dimensiones de este dominio público fueron determinadas por la actual Ley de Costas (Ley 2/2013, de 29 de mayo, de protección y uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas). La Ley y su Reglamento establece diferentes líneas marcadas en el terreno con mojones y en la cartografía con líneas abstractas,  que determinan las franjas de tierra sujetas a distintas servidumbres: la franja propiedad del Estado, la franja con servidumbre de paso, la franja donde no se puede urbanizar y aquella con condiciones a la urbanización. El ancho normativo de estas franjas es distinto en espacios protegidos o espacios urbanos y otros intermedios. Lo interesante de la famosa Ley de Costas del 88 es que dependía para su real aplicación y cumplimiento del deslinde de la línea de costa, es decir, de la aprobación en cada tramo de costa de la situación exacta de la línea en el terreno y en la cartografía. Sin embargo, este deslinde no se realizó en muchos lugares hasta muy recientemente, dando pie a ambigüedades, irregularidades en la construcción e inseguridades jurídicas que, más recientemente, han llegado a ser un tema candente en la Unión Europea, con el ya famoso ‘Informe Auken‘ de 2009.

 

Servidumbres de la línea de costa

Servidumbres de la línea de costa (a partir de un diagrama aparecido en ‘El País’)

Bien, en la investigación no nos centramos tanto en las controversias sociales y políticas que todo esto provoca, ni siquiera en el proceso de deslinde (un tema muy interesante también desde el punto de vista del clima, pues la situación de la línea depende de eventos climáticos como la bajamar, la peor tormenta en tantos años, etc). Sino en la operación geométrica por la que las franjas son fijadas: el ‘offset’, pues esta es la que mejor puede desafiar las propias prácticas de planeamiento, al ser parte del ‘kit de herramientas’ del arquitecto. La explico un poco y, después, comento por qué creo que puede abrir caminos para otra manera de entender la geometría en el planeamiento territorial.

José Cordero “Geoprocesos con gvSIG. Ejercicio Demarcación de Costas”

José Cordero “Geoprocesos con gvSIG. Ejercicio Demarcación de Costas”

Pensemos en lo que la operación de ‘offset’ entonces. Es una operación muy común para aquellos familiarizados con el dibujo arquitectónico con software CAD (Computer Asisted Drawing) o SIG (Sistemas de Información Geográfica), donde es literalmente una herramienta o comando. Dibujas cualquier línea o polilínea (una línea de muchos segmentos que pueden ser curvos y rectos), la seleccionas con el ratón, seleccionas o escribes el comando que te pide una distancia a la que desfasar la línea y marcas el lado hacia el que quieres desfasarla. El software produce entonces una nueva línea que no ha sido transportada (como si la cogieras y la movieras en el espacio) sino desfasada (offset). No es una paralela tampoco porque, si la línea es complicada, como la línea de la costa suele ser, el software tiene que hacer diversos cálculos y operaciones geométricas para producir una nueva línea cuyos puntos están siempre a la distancia fijada de la línea anterior. Hay muchos artículos académicos que explican los diferentes algoritmos que cada software usa para conseguir esto. Al repasarlos, lo que más me llamó la atención es que los autores explican que, literalmente, el software recorre todo el largo de la línea desfasada encontrado los lugares críticos y solucionándolos de distintas maneras. Esta lógica quizá sea heredada del trabajo del topógrafo o agrimensor, que efectivamente va recorriendo la línea cuando deslinda o replantea un terreno.

Offset Polygon

Explicación del algoritmo ‘offset’ (la línea de trazos es la original). Fuente: Chen and McMains 2005

Offset (la línea roja es la original). Cada nuevo offset simplifica las formas originales

Una imagen que puede ayudar a entender esto es la de un camión que lleva una carga más ancha que el propio vehículo, e incluso que la carretera. A su paso por un paisaje de trigo, por ejemplo, el camión iría dibujando este ‘offset’ en los cultivos, a una distancia siempre fija. Si ahora imagináis que la carretera tiene muchas curvas cerradas donde tiene que frenar y hacer maniobras hacia delante y hacia atrás para que las ruedas no se salgan de la carretera, podéis entender los problemas que tiene el software para resolver los puntos críticos. Lo más interesante es que si imaginamos que este camión hace varias pasadas volviendo a lo largo de la línea que había dibujado anteriormente, la línea dibujada cada vez será más simple y perderá las curvas pronunciadas de la línea original.

Material Offset

Sandboni, fíjense en la línea de desfase que va produciendo la pieza en el lateral steemit.com/@cognoscere

Esto es similar a lo que ocurre cuando sitúas cualquier objeto delante de un foco de luz, proyectando una sombra en un plano. Dependiendo de lo cerca que sitúes el plano de proyección o la difusión de la luz, la sombra proyectada puede ser una delineación de las formas del objeto o puede proyectar una sombra informe. En la operación de dibujo de líneas desfasadas unas de otras esta simplificación ocurre porque se quiere mantener una distancia fija. Ésta es la que trae la lógica de la proyección a la operación geométrica que, en realidad, no necesita esa referencia constante externa. Y esto es lo más interesante, cuando aprendemos geometría en la escuela, la aprendemos en el espacio cartesiano que tiene incorporado de partida la lógica de la proyección y de las constantes externas. Sin embargo, la operación geométrica de desfase no necesita esa referencia externa, es una relación directa entre dos cosas. Una que ya existe y otra que se crea en relación a ella.

 

Curvas de nivel

Curvas de nivel, el plano sombreado en gris es el plano de referencia o ‘cota cero’

Para entender esta diferencia podemos pensar en la curvas de nivel que marca la altitud en un mapa topográfico. Estas líneas no tienen ninguna relación una con otra, excepto la de que sus puntos están referenciados al mismo plano que marca la cota cero, ese supuesto ‘nivel del mar’ que no es otra cosa que una convención acordada por los científicos, al igual que otras convenciones como el metro, la moneda o la hora. En cambio, las líneas desfasadas que encontramos en tantos trabajos de artesanía a lo ancho del mundo, cada línea es una variación de la anterior. Para dibujarlas, tejerlas o construirlas no se usa una referencia externa absoluta como la entendemos desde la Ilustración, no hay un plano de proyección que sitúa al artesano o dibujante fuera del objeto y del propio hacer. Como explica el arquitecto y teórico del diseño Lars Spuybroek en su libro The Sympathy of Things las líneas en la cabeza Maorí o en los tejidos de los Shoowa Kuba en el Congo no están hechas desde fuera (Spuybroek 2016:64-65,146). De hecho, para hacerlas, el artista se está introduciendo en el interior de esa otra cosa. Dibujar la primera línea en la cabeza Maorí es intentar recorrer el gesto desde dentro, relacionándote directamente con el rasgo facial. Existe una abstracción también pero es una abstracción material, como veíamos con el ejemplo de los camiones demasiado anchos. Cada una de las siguientes líneas dibujadas o tejidas se relaciona directamente con la anterior. Es cierto que cada una de estas tradiciones artísticas tiene  sus propias constantes también, pero son constantes que marcan ritmos y maneras de hacer, figuras y configuraciones como las llama Spuybroek. No son constantes que pretendan abstraerse del proceso o de la relación material y concreta de unas cosas con otras.

Offset en Maori y Congo

Drawing of Maori Head by Owen Jones, Spuybroek 2016 + Man’s status cloth, Shoowa people, D.R. Congo, early 20th century, museum.gwu.edu

Pues bien, si este trabajo desde el interior ocurre cuando hacemos cosas más pequeñas que nosotros mismos. Es obvio que también ocurre cuando hacemos nuestros quehaceres en el paisaje, en cuyo interior ya estamos para empezar. La convención externa, la lógica de la proyección, es una manera de sacarnos de él. Y es una convención útil, un tratamiento de la geometría en clave mayor. Como sugieren los filósofos Deleuze y Guattari, este tratamiento mayor o estándar tiene “un extraño gusto por las dominantes, las constantes y los universales” (Deleuze y Guattari 1997:101) mientras que todas las prácticas (ellos hablan de la lengua, la música, la voz, la palabra pero también de la ciencia) “están en variación continua inmanente” (íbid), bajo un tratamiento menor. El primero de ellos es donde se debate el poder y se podría ver en las controversias sobre la localización exacta de la línea de costa respecto a ese referente cartográfico externo y abstracto o en los cambios de los anchos fijos de las diferentes franjas con servidumbre en la modificación de la ley que se hizo en 2013. Pero nos interesa aquí más el tratamiento menor de la geometría, pues es el que los arquitectos y planeadores hemos descuidado más. Es importante resaltar que, siguiendo a Deleuze y Guattari no podemos hablar de una geometría mayor, del poder, y una menor, de aquellos que no lo tienen. Son tratamientos distintos, “(u)nas veces se trata las variables para extraer de ellas constantes y relaciones constantes; otras, para ponerlas en estado de variación continua” (íbid:106). Según ellos, “(c)onstante no se opone a variable, es un tratamiento de la variable que se opone al otro tratamiento, al de la variación continua” (íbid). En nuestro caso, tenemos un paisaje siempre cambiante (el taskscape de Ingold) al que podemos dar un tratamiento mayor y dedicarnos a la búsqueda de constantes, como normalmente aprendemos a hacer en el uso de la geometría planeamiento (y la planificación), o someter a ese paisaje estandarizado a un tratamiento menor en el que “limitar las constantes y extender las variaciones: hacer tartamudear la lengua (aquí sería la geometría) , hacerla “piar”…, desplegar tensores en toda la lengua, incluso escrita, y obtener de ella gritos, chillidos, alturas, duraciones, timbres, acentos, intensidades” (íbid). No se trata de oponerse a la disciplina del planeamiento sino de darle un tratamiento menor, o como ellos lo explican, de ser extranjeros en nuestra propia lengua pues sería la única forma de trabajar con las variaciones de ese paisaje en devenir constante.

La artista y filósofa Erin Manning ha llevado esta propuesta al arte y al pensamiento en su libro The minor gesture y habla de cómo se trata de conseguir que “una práctica sea capaz de abrir el campo de forma que los gestos menores puedan emerger” (Manning 2016:66). No se trata de “cómo ‘hacer’ un gesto menor, o como resistir un gesto mayor” sino de “desarrollar técnicas que permitan la singularidad de un gesto que abre un trabajo permitiendo que sus mecanismos entren en acción, cómo inventar técnicas que resistan la captura inmediata de lo mayor” (íbid). Esto es lo que estamos buscando para la práctica del planeamiento y el diseño en el paisaje y el territorio donde el tratamiento mayor de la geometría nos ha sacado a un exterior abstracto donde estos gestos no pueden emerger. Se trataría de encontrar técnicas que nos devuelvan su interior.

Lo hacemos explorando esta herramienta de desfase en la costa porque descubrimos un potencial creativo inmenso en su ineludible inmersión en lo que Ingold llama weather world. Ese mundo de flujos donde respiramos, sentimos la humedad, llueve y las cosas crecen. En la Tesis del Master, intentaba descubrir oportunidades a través de un road trip a lo largo de la Costa Blanca, parando en diferentes playas y calas para descubrir cómo el offset se pone en variación.

Playa de San Juan, Alicante

Playa de San Juan, Alicante, Offset del DPMT materializado – muchosol.es

Por ejemplo, en Alicante, donde la playa San Juan es la materialización del offset dibujado en el plano e impuesto sobre el terreno: las mismas franjas de arena, paseo, tranvía, acera, carretera, acera y casas a lo largo de toda la línea. Allí me fijaba en los eventos climáticos como una tormenta que saca montañas de algas a la arena, cambiando como nos situamos en la playa, o una serie de fuegos artificiales que ponen esas líneas en variación durante cinco noches al año a partir de la noche de San Juan. Estos ‘patrones del tiempo’, (weather patterns) como los llama Manning, muestran cómo las formas del planeamiento en clave mayor, que no se planean para cambiar, son variadas por el tiempo, siempre cambiante, siempre inacabado, siempre sacándonos de nosotros mismos y “alejándose de la forma para fabricar cosas nuevas” (Bergson en Spuybroek 2016:44). Estos eventos, naturales o artificiales, que marcan el paso del tiempo pueden reactivar la capacidad variacional del paisaje.

Fuegos Alicante A. Valero
Playa de San Juan con algas

Otra de las exploraciones relacionada con el carácter infraestructural de línea de costa ocurría en Benitaxtell, donde hemos estado siguiendo la líneas trazadas por los practicantes de diferentes deportes al aire libre. Según el equipamiento y las habilidades de cada practicante se traza una línea de costa distinta y vemos la riqueza del potencial variacional del offset: todos rehacen la línea de costa pero los diferentes materiales involucrados en ese acto de trazado hacen que la línea se vuelva múltiple.

Escalada Penyó Ifach

Vías de Escalada Penyó Ifach, Calpe. La línea se ha hecho múltiple – Diputación de Alicante

Siguiendo con los materiales, en la Playa Babilonia, en Guardamar, veíamos cómo la playa va desapareciendo en el weather world. Las fuerzas de las masas en movimiento del mar, el aire y la tierra se unen en la costa con la fuerza urbanizadora del turismo. De nuevo, no nos interesan tanto las controversias políticas que ahora determinan la ilegalidad de estas viviendas como el hecho de que estas casas y las dunas que hay detrás fueran construidas para proteger al pueblo de Guardamar, un poco más al interior, de los cambios bruscos en estas fuerzas que llegaban a enterrar el municipio. Las casas de la Playa Babilonia, hace 80 años, se situaban frente a una playa de 70 metros de ancho que ahora ha desaparecido. Los científicos e ingenieros especializados en costas, explican estos cambios con la llamada dinámica litoral. La playa crece y decrece por ese ángulo oblicuo mínimo entre la dirección de las olas y la línea de arena en la orilla. Cada nueva ola rehace la costa a todo lo largo. Este ejemplo permite entender la riqueza del concepto de desfase que, en inglés, offset, es una palabra muy rica. Su significado general es el de algo creado por desplazamiento lateral. Es una idea muy epicúrea, y hace pensar en el clínamen de Lucrecio, esa desviación que permitía que se crearan cosas nuevas con cierta indeterminación y siempre a partir de ese desplazamiento lateral de algo ya existente. Lo interesante en este caso es ver cómo después del temporal y precisamente porque no se hace una regeneración de la playa desde el Estado (propietario oficial de esos terrenos), los concesionarios de las casas van depositando también distintos materiales que trae a la playa la fuerza de la urbanización: sacos de escombros, barras de acero corrugado, trozos de césped artificial, tablones o esas piezas de goma usadas en los parques infantiles.

Playa Babilonia en Guardamar

Playa Babilonia en Guardamar, nuestra última visita en diciembre de 2017

La forma de hacer la línea del mar, depositando arena, y la forma de hacer de estos habitantes están desalineadas. Por razones tecnológicas uno y otros funcionan no encajan como, por ejemplo, los cantos rodados o las rocas encajan con la arena. Pero en todos los casos, la línea que se dibuja en el encuentro entre ambos es lo que Spuybroek llama una ‘abstracción material’. Una geometría que puede abstraerse formalmente y convertirse en un patrón, pero que depende del encuentro concreto entre dos formas o sistemas materiales y cómo se relacionan simpáticamente. Un patrón nos dice “es una abstracción que no puede ser completamente idealizada, completamente substraída de la materia” (Spuybroek 2016:71). El ejemplo con el que más me gusta explicar esto es el de una enredadera que crece por una pared de piedra. Ambos crecen, hacen, de formas distintas según sus arreglos materiales. El granito, por ejemplo, crece con formas cristalinas que producen picos como el que se ve en la imagen de abajo. La enredadera crece con las formas sinuosas de sus fibras vegetales, al encontrarse, la enredadera sigue la forma del granito haciendo offset como hemos estado viendo, sin necesitar una referencia externa, pero sus ‘razones tecnológicas’ no le permiten seguir la forma fielmente sino que aparece un desfase, offset, entre ambas. Ahí es donde vemos la abstracciónmaterial de la que habla Spuybroek, ahí es donde ocurre el diseño, donde aparece la posibilidad de crear cosas nuevas. Esa abstracción puede explicarse y dibujarse geométricamente, podemos hacer un patrón, pero no necesita todo un espacio externo como el cartesiano para hacerlo.

Ivy growing on granite

Enredadera creciendo en el granito de Aberdeen – Ester Gisbert

Esta forma de abstracción por patrones es, de hecho, la forma en la que trabaja la arquitectura vernacular. No es casualidad que una de las acepciones más usadas de offset en inglés sea la de la agricultura, donde se usa comunmente para los bulbos reproductores. Algo que, efectivamente, crece a partir de otra cosa, por desplazamiento lateral. Así es como estamos empezando a pensar la propagación de casas en la costa. A partir de unos patrones que aquellos primeros migrantes de estilo de vida abstrajeron, como hicieron los Lambert en los acantilados y bancales de Xàbia, los arcos de los riu-raus se convierten en un marco del paisaje mediterráneo donde desayunar. Estos patrones dieron forma a las primeras casas que se hacían para disfrutar del clima y paisaje de la costa y comenzaron una recreación bastante sensible de espacios preciosos como el del Portitxol. Sin embargo, cuando estos patrones se combinan con la lógica proyectiva del planeamiento en abstracto, lo que resulta son las urbanizaciones que pueblan otras cumbres y acantilados cercanos. La propagación simpática se vuelve repetición automatizada.





De ahí la búsqueda de técnicas alternativas que reactiven constantemente el potencial de variación de los quehaceres de sus habitantes, o lo que sería lo mismo, el potencial variacional del paisaje. Como dicen Deleuze y Guattari,

“siempre tendremos una necesidad disimétrica de pasar de lo liso a lo estriado, pero también de lo estriado a lo liso (…) Traducir es una operación que sin duda consiste en someter, sobrecodificar, dominar el espacio liso, neutralizarlo, pero también proporcionarle un medio de propagación, de extensión, de refracción, de renovación, de crecimiento, sin el cual tal vez moriría por sí solo: como una máscara sin la que ya no podría haber ni respiración ni forma general de expresión. La ciencia mayor tiene una constante necesidad de una inspiración que procede de la menor; pero la menor nada sería si no afrontase las más elevadas exigencias científicas, y no pasase por ellas.(…) Quizá habría que decir que todo progreso se realiza por y en el espacio estriado, pero que es en el espacio liso donde se produce todo devenir” (Deleuze y Guattari 1997:494).

Por ahora, seguimos trabajando en cada uno de estos caminos de apertura que se abrieron con la Tesis de Master realizada en Abredeen (que podéis consultar si queréis profundizar en estos temas). Explorando estos lugares (y otras costas y paisajes) y experimentando en el estudio de arquitectura con varios proyectos relacionados con estas técnicas que permitan emerger la variación potencial y el gesto menor. Complicándonos la vida un poco para encontrar otra práctica arquitectónica en el paisaje y el territorio que enriquezca el planeamiento moderno. Nos encantará oír vuestras ideas y comentarios, mientras intentaremos seguir publicando más artículos con los avances.

————————

Bibliografía mencionada:

Deleuze, G., & Guattari, F. (1997). Mil mesetas: Capitalismo y Esquizofrenia. Pre-Textos.

Gisbert Alemany, E., & Nieto Fernández, E. (2015). Vidas translocales y su acción distribuida en el territorio: casos prácticos de construcción de experiencias turísticas con emigrantes e inmigrantes en la Costa Blanca, Alicante, España. En M. N. Andreu, B. L. C. Cámara, & A. P. Sosa Ferreira (Eds.), Temas pendientes y nuevas oportunidades en Turismo y Cooperación al Desarrollo. Publicacions Universitat Rovira I Virgili.

Ingold, T. (2000). The Perception of the Environment: Essays on Livelihood, Dwelling and Skill. Psychology Press.

Ingold, T. (2011). Being Alive: Essays on Movement, Knowledge and Description. Taylor & Francis.

Manning, E. (2016). The Minor Gesture. Duke University Press.

Spuybroek, L. (2016). The Sympathy of Things: Ruskin and the Ecology of Design (2nd ed.). London; New York: Bloomsbury Academic.