Maneras de Representar (II): Homogeneidad Aparente

Ya vimos en el anterior post dedicado a la representación que en aRRsa! apostamos por el uso de herramientas que visibilicen los procesos de trabajo. Como referencia, recuperamos el cortometraje del año 1981 titulado “The Design”, realizado por el animador checo de stop-motion Jiří Barta y descubierto recientemente gracias a Pepe.

Este ejemplo, realizado con los medios propios de la representación arquitectónica del momento, nos sirve para mostrar cómo una representación estática y homogénea de la vivienda colectiva puede destruir la potencial riqueza interior de cada una de las viviendas, las diversas maneras de organización espacial, ese caos que responde a las necesidades y deseos de sus habitantes. En definitiva, se simplifica la fenomenología del habitar por tratar, diseñar o pensar con usuarios universales inexistentes, lo que fomenta que las personas renuncien a su autonomía en favor de la supuesta facilidad de uso.

Utilizando otras palabritas de Latour,

Il s’agit là du présupposé caché propre à l’ensemble de la phénoménologie: nous devons ajouter des dimensions humaines intentionnelles et subjectives au monde «matériel» décrit par les formes géométriques et les calculs mathématiques. Le paradoxe de cette division du travail (…), c’est que pour éviter de réduire l’humain à une chose, ils ont d’abord dû réduire les choses à des dessins.

Esta es la premisa oculta propia de la fenomenología: añadimos dimensiones humanas intencionales y subjetivas al mundo “material” que se describe por las formas geométricas y cálculos matemáticos. La paradoja de esta división del trabajo (…) es que, para evitar la reducción de lo humano a una cosa, primero tuvieron que reducir las cosas a dibujos.

Sin más, aquí os dejamos el vídeo. ¡Que lo disfrutéis!

http://www.youtube.com/watch?v=H9ziSbgcI84

3 thoughts on “Maneras de Representar (II): Homogeneidad Aparente

  • Del video hay una cosa que creo que es muy significativa, cuando “meten” a los usuarios en ese edificio dibujado, no los dibujan sino que los traen (en sobres con recortables). Creo que es súper acertado y que expresa muy bien el proceso que ha ocurrido con la vivienda “normalizada”, los usuarios llegaban de otras realidades (hay una mujer con su cocina antigua de leña, por ejemplo) que no encajan en ese edificio. Con el tiempo (la fachada y el rodillo) los usuarios acaban efectivamente normalizándose. Creo que eso es justo lo que expresaba David en su post, al final, acabamos convirtiénondos en el usuario tipo, es una profecía autocumplida.

    Me pregunto si el dibujo, como forma de comprender una realidad y no hacer una profecía sobre ella, hubiera cambiado el proceso. Aunque si lo piensas es lo que se hizo al principio, cuando allá por los años 20 y 30 se dibujaban, por ejemplo, los movimientos que realizabas en la cocina para llegar a la cocina tipo. Quizá si volviéramos a dibujar, no buscando universales sino buscando especificidades podríamos volver a trabajar para/con personas reales. El dibujo de estas realidades en sí, sería el proceso de proyectación, pero esto me plantea nuevas dudas, ¿puede ser un dibujo que haga un profesional? o debe ser un dibujo compartido, a varias manos, un dibujo conversacional, lo que nos lleva al Método de las consultas, ¿no?

    • ¡Claro! Supongo que al trabajar con especificidades (personas reales) el dibujo se plantea como una opción entre múltiples maneras de representar o como una parte del conjunto. Ya no sólo se puede hablar a través de dibujos. Como dices, la manera de representar el proyecto tendrá que ser compartida, que todos los que participen de su construcción encuentren las mismas posibilidades de entenderlo y modificarlo. Las Consultas, con la variedad de formatos que contienen sus desarrollos, apuntan en esa dirección. ¡Seguimos trabajando y desarrollándolas!

  • Que chulo el cortometraje! como un poema bueno, describe con lo esencial una realidad compleja. Me gusta también cómo lo describís vosotros por escrito. Creo que todos nosotros antes de entrar a la carrera habíamos oido eso de que el arquitecto usa las técnicas de construcción y las artisticas. Fue durante la carrera cuando descubrimos que tendría también que usar técnicas aplicadas sociológicas, antropológicas, psicológicas…(y otras)
    Pero ningún arquitecto tiene que hacer uso de ellas “por normativa”…(eso no pasa en otro tipo de proyectos, también institucionalizados como los de cooperación, pero eso sería para hablarlo en otro tema)
    Creo que hay muchas técnicas por descubrir, con aplicación práctica para ser esas herramientas de conversación. Es evidente que no todas sirven, y que unas son útiles para unos contextos y otras para tros. El método de las consultas a mi se me hace muy de aplicación cuando el cliente-usuario está claro quien es, y está entre 1 y 10 personas (por decir). Cuando trabajas en espacios públicos, que deseas se conviertan en bienes comunes, y los agentes son tantos (como el ejemplo de Strasbourg) que en realidad trabajas con representes de colectivos…entonces, hasta donde yo llego, con el método de livingston no tengo suficiente, y empiezo a tener que usar sociogramas, tetralemas…que en cualquier caso, cuanto más sirvan a generar esa conversación, más útiles serán.
    Y todo esto me hace pensar en la importancia de compartir esas herramientas en la red, como haceis vosotros…
    Ale, otro comentario de esos infinitos,
    abraso arrsianos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *